Día das Artes Galegas

Día das Artes Galegas

La Diputación de Pontevedra conmemora el miércoles 1 de abril el Día das Artes Galegas, dedicado este año al arquitecto del Barroco gallego Domingo de Andrade.

Para ello, en colaboración con la Academia Gallega de Bellas Artes, está previsto realizar las Rutas de Arquitectura, visitas comentadas que tratan de introducir y sensibilizar sobre la importancia del Barroco en la provincia de Pontevedra. Época, ética y estética en un recorrido que implica a grandes eruditos, como maestros arquitectos, constructores, canteros, singulares escultores y retablistas.

Domingo Antonio de Andrade

(Cee, A Coruña, 1639-Santiago de Compostela, 1712)

En 1654 comienza sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela, aunque los abandona tras una enfermedad. En 1668 se casa con Isabel Areas Canosa, con quien tiene diez hijos —cinco de los cuales fallecieron antes de llegar a la adultez—, y al quedar viudo en 1699 se ordenó como presbítero.

Empieza a trabajar en la capital compostelana en 1662 como entallador de oficio, preocupado principalmente por la estructura compositiva de los retablos en madera. Algunas de sus obras son el tabernáculo de la catedral de Santiago, el baldaquino de la capilla del Santo Cristo de la catedral de Ourense y el baldaquino del altar mayor de la iglesia del monasterio de Oseira. En 1676 es nombrado maestro mayor de obras de la catedral compostelana; su primera obra es la torre del Reloj (1680), caracterizada por su monumentalidad y solidez en armonía con el conjunto catedralicio. En 1696 el cabildo santiagués le encarga la nueva sacristía (hoy capilla de Nuestra Señora del Pilar), de la que realizó las trazas, pero en 1711 lo sustituye Fernando de Casas Novoa en la obra. En 1700 realiza el Pórtico Real de la Quintana. Asimismo, trabaja en tres partes principales del convento de San Domingos de Bonaval: la fachada de la portería, las estancias y el claustro, donde aparecen sus características sartas de frutas y el virtuosismo de la afamada escalera de caracol. Entre sus muestras singulares de arquitectura urbana destacan la Casa da Parra (1683) y la Casa da Conga (1709), que él comienza, aunque finalmente la realización se le atribuye a Fernando de Casas Novoa. Además, fuera de Compostela elabora, entre otras, la sala capitular y la sacristía de la catedral de Lugo, interiores que cuentan también con su característico encalado en blanco.

En su obra Excelencias, antigüedad y nobleza de la Arquitectura (Santiago de Compostela, 1695) expresa su teoría arquitectónica.

El Barroco en Pontevedra

Durante los siglos XVII y XVIII Galicia y la vecina Portugal son referentes y reciben aportes de ultramar, que suman a sus experiencias. Son momentos en los que se marcan los contrastes y el encuentro con el Neoclasicismo y el naciente sentir académico, tiempo de la curiosa impertinencia, de los grandes viajes, de las ansias de compartir saber... En Galicia es posible encontrar fuertes contrastes expresados en la solemne arquitectura y escultura de templos, igrexarios, pazos, urbanismo o trazado de jardines. El Barroco presenta un marcado estilo que conjuga otros estilos, y en el que las formas se afiligranan y se buscan contrastes como expresión de un desafío técnico y artesanal, evidentes en los retablos, en la escultura e incluso en artes menores como la platería, el azabache, el grabado…

En estos recorridos guiados por el Barroco pontevedrés habrá lugar para el análisis de la ética y de la estética cosmopolita de un tiempo, de las técnicas constructivas y escultóricas, y para ahondar también en los mitos, en las leyendas y en el sustrato de las tradiciones en las que se forja la identidad.

En su momento la Diputación de Pontevedra publicará y difundirá toda la información relativa a las rutas por el Barroco por las vías y redes habituales y con antelación suficiente para que las personas que lo deseen puedan inscribirse y recorrer la arquitectura barroca de la provincia.

Última modificación: martes, 31 marzo 2020