Revitaliza Plan compost

Plan Revitaliza. Fase I. Etapa demostrativa

El compostaje ha sido desde un primer momento una apuesta de la Vicepresidencia de la Diputación para facilitar a los ayuntamientos de la provincia una gestión de la basura más económica y ecológica y también para cumplir las exigencias de la Unión Europea, que, de cara a 2020, exige a los gobiernos locales preparar para reciclar la mitad de sus residuos municipales.

Para conocer de primera mano en qué consistía el compostaje, a finales de 2015 la Diputación organizó un viaje a Navarra y al País Vasco en el que representantes de los ayuntamientos de la provincia pudieron conocer cómo se aplicaba esta forma de tratamiento de la basura en municipios de características y dimensiones muy similares a las suyas.

Este germen fue fundamental para que los gobiernos locales dieran el paso y se apuntaran al compostaje. A partir de ahí se inició una primera fase del Plan Revitaliza de la Diputación que permitió instalar en los ayuntamientos más de 30 compostadores. El objetivo era demostrar a las vecinas y vecinos que el compostaje también podía ser un éxito en la provincia de Pontevedra. Para ello se abrió una línea de subvenciones en la que participaron 23 ayuntamientos a los que la Diputación cedió compostadores comunitarios. A día de hoy todos tienen instalados centros de compostaje que funcionan perfectamente con la aprobación de las vecinas y vecinos que participan.

Príncipe Felipe

El centro socioasistencial de Príncipe Felipe –en el que hay tres centros de acogida de menores, una escuela infantil, un centro de hostelería, un centro de FP, un centro de Educación Especial y un CEIP– fue convertido en una isla de pruebas de compostaje en la que se ha conseguido el llamado "residuo cero" gracias a la instalación de varios centros de compostaje comunitarios.

Todos los residuos orgánicos que se generan en la Ciudad Infantil (que equivale a un municipio con una población de entre 1.500 y 2.000 personas) son tratados en dos compostadores localizados en el interior del recinto y otro en las inmediaciones del CIFP Carlos Oroza. Ningún resto de comida o vegetal sale para su tratamiento externo. Además, la poda de árboles y otros elementos leñosos del centro sirve como estructurante para el compostaje.

Príncipe Felipe produjo su primer compost en el mes de julio, después de tres meses de proceso, obteniendo un producto de calidad máxima. Éste se utiliza ahora como fertilizante para los jardines y las huertas urbanas del centro.

Una de las consecuencias del compostaje en Príncipe Felipe fue la mejora de la recogida selectiva de las demás fracciones: la separación correcta de la basura orgánica y del resto de residuos (vidrio, papel, plásticos y latas…) se está haciendo de una manera mucho más ordenada, lo que permite una recogida que equivale a la "puerta a puerta" en un ayuntamiento.

Se trata del único centro de sus características en todo el Estado español que está gestionando de este modo su basura, cumpliendo de sobra los parámetros que la Unión Europea marca para 2020: no sólo llega al 50 % de reciclaje, sino que ronda el 80 %. Se demostró así que cualquier núcleo de población –ayuntamiento, entidad local, barrio…– puede alcanzar su objetivo de utilizar el compostaje como sistema de gestión fácilmente.

Última modificación: lunes, 06 febrero 2017