Revitaliza Plan compost

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es la manera de convertir los restos de comida y vegetales en fertilizante natural. Para compostar es necesario mezclar la basura orgánica con restos leñosos y secos de podas, serraduras, hojas… La transformación se puede realizar en cualquier casa o zona comunitaria mediante un compostador, sin ningún tipo de mecanismo ni gasto de mantenimiento. No exige más que el deseo de hacerlo y, en tiempo, unos diez minutos a la semana. La basura diaria que se genera en los hogares contiene un 53 % de materia orgánica que puede ser reciclada y retornada a la tierra en forma de humus para plantas y cultivos. De cada 100 kilos de basura orgánica se obtienen entre 10 y 15 kilos de compost.

Ventajas del compostaje

Ahorramos en fertilizantes. Haciendo compost con nuestros restos no necesitamos comprar fertilizantes ni sustratos, ya que los tendremos en casa gratis y serán de gran calidad (sin elementos químicos).

Ahorramos en la recogida de basura. Se estima que entre el 40 y el 50 % de una bolsa de basura doméstica está formada por desechos orgánicos. Es un gasto absurdo pagar para que se recojan, trasladen y amontonen para que se pudran o ardan –muchas veces a decenas de kilómetros– cuando se pueden transformar en un rico fertilizante en nuestra propia casa o entorno inmediato con el consecuente ahorro. Tan sólo por el hecho de que toda esa basura no tenga que ser recogida en el circuito convencional, se estima que la implantación del compostaje comunitario ahorraría a los ayuntamientos hasta unos 40-45 euros por familia y año. Este abaratamiento supondría que los gobiernos municipales podrían disponer de una mayor liquidez para destinar a otros fines. En estos momentos el tratamiento de la basura es un servicio muy deficitario ya que el cobro de las tasas a la ciudadanía, en muchos casos, no llega a alcanzar ni el 50 % de su coste real.

Contribuimos a reducir la contaminación. Cuanto más cerca aprovechamos los restos orgánicos más se reduce el consumo de combustibles para el transporte, hay menos acumulación de desechos en vertederos y contribuimos a una notable reducción de sustancias tóxicas y gases nocivos. También evitamos la contaminación producida al quemarlos.

Mejoramos la salud de la tierra y de las plantas. El compost obtenido de nuestros desechos orgánicos se puede emplear para mejorar y fortalecer el suelo del césped, de los arbustos, de los árboles y de la huerta, con una calidad de asimilación incomparablemente superior a la de sustancias químicas o sustratos de origen desconocido que compramos. El compost vigoriza la tierra y favorece la actividad de la vida microbiana, evita la erosión y el lixiviado de los nutrientes y, en general, potencia y favorece toda la actividad biológica de los suelos, que es la mejor garantía para prevenir plagas y enfermedades en los vegetales.

Mejoramos el reciclaje del resto de materiales de la basura. Separar las diferentes fracciones de la basura en casa hace que tomemos consciencia de todo lo que tiramos y que reduzcamos la cantidad de residuos que generamos. Asimismo, está demostrado que las familias que participan en las campañas de reciclaje y separan correctamente la parte orgánica mejoran también las ratios de separación de envases, cartón y vidrio. 

Enlaces

Descargas