Viveiros de empresas de Barro-Meis e Lalín

Vivero de empresas de Lalín

El vivero de empresas de Lalín se sitúa en un edificio de nueva planta en la parcela E3 del polígono industrial Lalín 2000, en Lalín, en la provincia de Pontevedra, con una superficie total de parcela resultante de 27.451 m2, de los que según el catastro están construidos 3.028 m2.

El vivero de empresas de Lalín cuenta con 3 naves, con una superficie variable de entre 131,20 m2 y 142,70 m2; 5 oficinas, con una superficie variable de entre 16,10 m2 y 18,10 m2; 1 espacio de coworking de 92,32 m2 y 1 sala de juntas y de uso común de 20,90 m2, dotadas de infraestructuras de iluminación, agua, electricidad, internet y zonas comunes.

El edificio está en una zona industrial, lo que permitirá una interacción más sencilla entre las empresas ya constituidas y los nuevos emprendedores y la consolidación en el futuro de las nuevas empresas en el territorio.

La parcela en la que se localizan las instalaciones tiene una superficie total de 23.066 m2 y el edificio destinado al vivero de empresas cuenta con una superficie construida de 1.067,90 m2 distribuidos en 3 alturas.

El diseño de esta instalación parte de los siguientes retos:

  • Optimizar el espacio: debe ser una herramienta estratégica para reducir el coste inmobiliario, cumpliendo con los objetivos de mejorar el bienestar, reflejar la cultura emprendedora y fomentar la colaboración
  • Fomentar la creatividad y la innovación
  • Atraer el talento emprendedor
  • Crear un espacio adaptado a las necesidades de las personas emprendedoras
  • Mejorar el bienestar de las personas usuarias: el espacio de trabajo afecta al bienestar físico, cognitivo y emocional de las personas que trabajan en él

La estancia de las empresas en las instalaciones comienza con la firma de un convenio con la Diputación de Pontevedra por el plazo de un año, que podrá ser prorrogado anualmente hasta en dos ocasiones. El tiempo total máximo de permanencia es de 3 años.

En un entorno físico como éste y en la situación económica actual la iniciativa privada no contempla la creación de edificios de este tipo de trabajo y servicios compartidos, sino que mantiene el modelo tradicional de empresas en locales independientes. Es por eso que es importante este impulso público para promover este nuevo modelo de trabajo, en colaboración con los ayuntamientos y las cámaras de comercio.