Concellos

Generación perdida

Representatividad institucional republicana y represión en la provincia de Pontevedra

La Diputación Provincial de Pontevedra, a través del grupo de investigación HISPONA (USC), promueve el proyecto "Generación perdida. Representatividad institucional y represión: las corporaciones municipales del frente popular en la provincia de Pontevedra". Con él se pretende arrojar luz sobre la vida política municipal en la II República y la ruptura que supuso la sublevación militar de 1936.

Con ese objetivo el equipo de investigación que coordina Emilio Grandío y del que forman parte miembros y colaboradores del grupo HISPONA (José Ramón Rodríguez Lago, Alfonso Iglesias Amorín, Dionisio Pereira, Eliseo Fernández, Manuel Pérez Lorenzo, Diego Gómez-Aller Andrés y Pablo Fernández Cabaleiro) emprendió el proceso de reconstrucción de las corporaciones municipales de cada uno de los 65 ayuntamientos en el período republicano y ahondó en el estudio de la represión padecida por alcaldes y concejales.

La provincia de Pontevedra estaba conformada entonces por un total de 65 municipios de gran heterogeneidad: desde las ciudades –Vigo, Pontevedra, Tui– hasta los ayuntamientos rurales, pasando por las numerosas villas. Si por algo se caracterizan los años de la República es por su dinamismo político y sindical y por la apertura de procesos de cambio truncados por la instauración de la dictadura militar. El papel de los ayuntamientos y de las personas que representaban el poder local fue determinante en esos procesos, especialmente allí donde el poder central contaba con menor implantación. Resulta, por tanto, fundamental conocer quiénes fueron esos concejales y alcaldes, cómo se desarrolló la vida política de los municipios en las diferentes etapas de la II República, cómo afrontaron los ayuntamientos la sublevación y de qué manera y en qué medida padecieron represión los integrantes de sus corporaciones.

Se contribuirá así a la superación de visiones simplificadoras y erradas de la realidad, y se ayudará a rescatar la memoria de aquellas personas que asumieron responsabilidades y que, precisamente por eso, se encontraron con la violencia represiva cara a cara. Transcurridas ocho décadas, un conocimiento riguroso del pasado es la herramienta que permite reivindicar y transmitir esa memoria cívica democrática, contribuyendo a fomentar futuras investigaciones.

Xeración perdida

Última modificación: jueves, 14 febrero 2019