Xogar sen fendas

Xogar sen fendas

"No hay nada que los seres humanos hagan, sepan, piensen, esperen o teman que no haya sido experimentado, practicado o al menos anticipado, durante la etapa del juego en la infancia" 
Heidi B. Crecelius

A través del juego niñas y niños desarrollan el vocabulario y la comprensión del lenguaje; estimulan la atención y la concentración, la imaginación y la curiosidad, la empatía y la interacción social.

Los juguetes son decisivos durante la infancia en la construcción de la identidad de mujeres y hombres, así como en la reproducción de roles y estereotipos de género que llevan a una persona a decidir la profesión a la que dedicará su vida y el lugar que desea ocupar en la sociedad.

Cuando se regala un juguete, la niña o el niño recibe una proyección de lo que podrá ser su futuro; ya que por medio del juguete se visualiza, en una edad adulta, conduciendo un coche de carreras, conquistando países, descubriendo un gran invento, imponiendo orden y ley, curando enfermedades, cocinando o cuidando un bebé. Ahí comenzamos a generar las grietas que en el futuro resultan devastadoras, porque "colocan" a niñas y niños en roles sociales asimétricos y de muy diferente valor social.

Un juguete sexista abre así una brecha que se hará cada vez más grande y que marcará el futuro de niñas y niños, dirigiéndolos, sin que apenas se den cuenta, al lugar que van a ocupar en la sociedad.

Evitarlo es garantizar un futuro igualitario y justo para unas y para otros y es crear futuro.

El concepto de la campaña es "Jugar sin grietas"; es labor de todas y todos intentar que esas grietas que se empiezan a formar en los primeros años de vida no se produzcan, ya que, con el tiempo, acaban siendo irreparables.

Más concretamente, esta campaña se centra en la profunda brecha que existe en nuestra sociedad en el campo de los estudios científicos, de investigación y tecnológicos, donde las mujeres tienen poca presencia, y que representan, a día de hoy, el futuro de los más importantes avances de la sociedad. Si las mujeres están fuera de ellas lo estarán también del futuro. Un futuro en el que tienen —tenemos— que estar obligatoriamente.

Esa brecha tan evidente que existe en la ciencia entre mujeres y hombres empieza en el colegio y en los primeros juegos. Está en el imaginario colectivo. Resulta habitual escuchar que las mujeres que han llegado a ser grandes científicas es porque "se esfuerzan mucho", en cambio los chicos llegan "porque son muy brillantes". La sociedad sigue pensando que las carreras técnicas no son para las mujeres, y el estereotipo, como es habitual, se acaba convirtiendo en realidad.

Se hace imprescindible actuar desde la educación, con un cambio de pensamiento que corrija el problema desde la base, mediante acciones concretas y programadas.

Hay numerosos estudios que demuestran que desde los seis años, debido al entorno social, las niñas van acumulando inseguridades para dedicarse a carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Y, precisamente, es el sector donde se va a ejercer el poder en el futuro y donde las mujeres van a estar infrarrepresentadas. Si no hay mujeres en el ámbito tecnológico, tampoco habrá mujeres que tomen decisiones.

Por ello, jugar sin grietas, es crear futuro.

Descargas

Vídeos

Xogar sen fendas